jueves, 27 de diciembre de 2018

Pretérito imperfecto III...

 Objeto textil impreso con óxido por contacto

 3 piezas textiles sobre percha metálica:
muselina antigua impresa con rust print
tul antiguo bordado con clavos pequeños
cinta de gasa anudada

Una ristra de hilo enhebrado con planchas oxidades en forma de E
 
 Detalle de la superposición  de la tela impresa, la placa metálica y el tul con clavos.

Medidas: ancho 70 cm, altura 200 cm, espesor 10 cm.

Pretérito imperfecto II ...

 Objeto textil impreso con óxido por contacto

 Gasa estampada con rust print y bordada
con hilos de colores.
 ramitas de laurel cosidas en los extremos.




Pretérito imperfecto. De la serie Tiempo líquido.

Memoria conceptual:

El pretérito imperfecto del modo indicativo se utiliza para expresar cursos de acciones pasadas cuyo principio y fin no se concretaron o están inacabados. Del mismo modo, sirve para recalcar la continuidad o regularidad de una acción en el pasado.
Esta condición de la acción al estar anclada en el pasado, pero no haber concluido aún al momento del discurso, establece una continuidad temporal con el presente por lo que este tiempo verbal resulta muy adecuado para el planteo de trabajos en proceso, no concluidos o que  pueden llegar a transformarse, mutar y/o modificarse en un futuro.

En el verano 2008 y 2009 hice algunas pruebas para fijar la imagen buscando una manera de estampar directamente a partir del óxido, exponiendo el soporte a la acción del agua, la luz, la intemperie, utilizando recortes y objetos de hierro en lugar de una matriz dibujada. En resumen, se graba y se estampa al mismo tiempo, pero no se puede obtener una edición, cada imagen es diferente e irrepetible porque hay demasiados factores que interactúan. Podría decirse que son monotipos, o monocopias ya que se imprimen siempre con variaciones.

Durante esta experiencia la idea era obtener un registro de cómo el tiempo transcurrido y los agentes naturales actuaban sobre los materiales y dejaban grabada una imagen-huella.
Para ello es importante asegurar el contacto de los objetos con la tela o papel soporte y su permanencia e inmovilidad durante unas 48 hs. aproximadamente, según las condiciones de luz y temperatura. Es posible utilizar algunos elementos adicionales (sal, limón, vinagre, etc.) que pueden acelerar la oxidación, pero no era esa mi intención en este caso, sino lograr un proceso natural de oxidación y el registro de los tiempos.

Los materiales utilizados fueron seleccionados entre una serie de textiles heredados, que se hallaban en diversas condiciones de conservación. Las texturas y tramas proporcionaban soportes con diferentes características, favoreciendo o dificultando el contacto para la fijación del óxido. Algunos eran muy livianos y traslúcidos como gasas y tules, otros más pesados y ásperos al tacto, de algodón o lino aparentemente.

Utilicé objetos de hierro que tenían diferentes tamaños y formas: recortes de chapas, clavos, tuercas, llaves, arandelas, rejillas, alambres… El metal se “grababa” al entrar en contacto con el agua ya que el proceso deja huellas visibles e irreversibles en su superficie, generando una aguatinta natural. En esta reacción redox (reducción/oxidación) en la que una sustancia se oxida (el hierro) y pierde electrones mientras que otra, el oxidante (el agua), se reduce ganando electrones, se produce herrumbre u óxido férrico: Fe2 O3. En este proceso el óxido se depositó lentamente sobre la tela y la estampó con las formas de los objetos seleccionados.

A diferencia del papel que se rompe fácilmente en el agua, la tela usada como soporte de la impresión pudo extenderse y adaptarse sin dificultad a las diversas formas tridimensionales. Al doblar la tela en dos o en cuatro y depositar los objetos sobre los pliegues pude obtener varias marcas a la vez cuando el óxido traspasó las capas, dejando huellas de intensidad decreciente en las inferiores.

Estas telas impresas a lo largo de dos años, quedaron guardadas como una experiencia más, para ser usadas en algún momento. Finalmente comencé a materializar estos objetos textiles interviniéndolos con otros medios (estampación, bordado, perforado, quemado, atado, hilvanado, etc.) y pensándolos como una serie de libros de artista que al mismo tiempo pueden componer una instalación.

Otros objetos fueron incorporándose a los textiles para elaborarlos como una propuesta coherente: una percha metálica que tiene una forma muy particular, una rejilla de cocina, unas pequeñas ramitas de laurel...





jueves, 13 de diciembre de 2018

Body of evidence...

 Body of evidence I
Monotipo gofrado 25 cm x 35 cm 


 Body of evidence II
Monotipo gofrado 25 cm x 35 cm 


 Body of evidence III
Monotipo gofrado 25 cm x 35 cm 


 Body of evidence IV
Monotipo gofrado 25 cm x 35 cm
 

 Body of evidenceV
Monotipo gofrado 25 cm x 35 cm 

Body of evidence es una obra que fue enviada a la convocatoria del Salón Nacional de Rosario, no seleccionada. La versión original se llamó Cuerpo de pruebas, y estaba compuesta por un conjunto de 7 estampas realizadas con matrices efímeras, con diversos pigmentos al agua y ceras.
Esta versión, enviada a la 2° Bienal de Yerevan (Armenia) fue modificada para acatar el reglamento, y está compuesta por 5 estampas verticales.
En esta Bienal se aceptan monotipos, y las obras se exponen sin vidrios directamente en la pared de la sala... Una opción perfecta para mi propuesta!!!
Veremos que pasa.....

Memoria conceptual:


Cada día se reportan numerosos hechos de violencia en las grandes ciudades, cuyos rastros es necesario preservar e investigar para resolver los crímenes que le dieron origen. Entre estos hechos, los femicidios alcanzan un porcentaje alarmante y evidencian la vulnerabilidad de las mujeres en las relaciones de poder  que se dan tanto en las parejas como al interior de las familias.
Este proyecto surge del lenguaje de las noticias policiales, los equipos de investigación criminalística involucrados y las técnicas de levantar diferentes tipos de pruebas en las escenas de los crímenes. La obra aborda los sucesos  a partir de los vestigios de acciones pasadas, para la reconstrucción de los hechos. Los cuerpos ausentes, en sus movimientos generaron algunos vestigios que es necesario observar detenidamente, registrar e interpretar.
Los objetos y textiles, pertenencias de los protagonistas, han dejado sus huellas  en situaciones domésticas cotidianas: tazas de café sobre un mantel, maquillaje en una blusa, polvillo sobre una cruz, tierra en unos jeans…  Estos son los pequeños rastros que deberán escudriñarse para poder reconstruir historias.
Cuerpo de pruebas alude tanto al cuerpo vulnerado de la víctima de la  violencia doméstica, como al conjunto de pruebas que ponen en evidencia los hechos, reunidas por los investigadores.